Vendaje en espiga: ¿para qué sirve?

El vendaje en espiga es el más popular entre los métodos para facilitar el retorno venoso. Es una variante del vendaje espiral, característico por su doblez invertido. Proporciona una presión más uniforme y un mejor agarre en la extremidad lesionada. Se combina haciendo vueltas en espirales, en donde su segunda vuelta se retorna hacia el inicio de la primera. Prácticamente se elaboran unas mini vueltas en 8. Su apariencia final simula un contorno de espiga. Está recomendada para emplearse en circunferencias irregulares como la tibia y el antebrazo. La vuelta debe comenzar desde la zona distal, y a medida que se va subiendo se va aplicando un poco más de presión.

Vendaje en espiga procedimiento.

Comenzamos sosteniendo el rollo de venda con la mano dominando viendo hacia arriba, asegurando en primera instancia con dos vueltas circulares. El procedimiento se va a basar en una vuelta ascendente de 45°. Una vez realizada se devuelve con una segunda vuelta como si estuviéramos aplicando un vendaje en 8, devolviendo con la misma inclinación hacia el punto distal. La tercera vuelta se realiza tal como al inicio, pero avanzando unos centímetros hacia arriba, y la cuarta tal cual como la segunda, en sentido contrario. Estas vueltas van generando un movimiento de vaivén que va completando el vendaje en sentido ascendente, generando el estilo de espiga. Hay que ir observando a medida que se va avanzando que los bordes generen líneas paralelas. Para ayudarnos mejor con esta guía, se recomienda utilizar una venda que tenga una línea en sus bordes. Se finaliza el vendaje con sus respectivas vueltas circulares, asegurando el vendaje con una cinta adhesiva.

Materiales: Utilizaremos cinta adhesiva. Apósito en el caso de requerir interponer el vendaje con una herida. Vendaje elástico, preferiblemente con guía en sus bordes.

vendaje en espiga pierna

Recomendaciones: Cuando el vendaje toque cubrir la mano o el pie, los dedos deben estar libres, a no de que sea necesario vendar, de manera que podamos monitorear si se observa algún cambio en torno a su color, y temperatura. Las sensaciones de un vendaje en espiral aplicado con excesiva presión generan hormigueos. Debemos evitar que se genere la cianosis, o edema de ventana por zonas sin vendar. Al notar alguna anomalía debemos retirar el vendaje y repetir el procedimiento. También es importante vigilar la aparición de bultos de piel entre el tejido, esto es una señal de que no se está aplicando una distribución y presión uniforme entre las vueltas.

vendaje en espiga brazo

como hacer vendaje en espiga

Articulos relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar