Aprende a hacer un vendaje de codo paso a paso

La inmovilización con férulas y vendaje de codo se hace esencial para estabilizar la posición correcta, y ayudar a reducir la inflamación, a la vez que corrige la torcedura. El codo es una articulación funcional muy importante para nuestras actividades diarias. La manipulación de objetos, así como nuestras necesidades diarias son posibles gracias a la flexión que le brinda a nuestros brazos. Las lesiones de codo como las torceduras se producen por caídas que fuerzan este amortiguador natural. Incluso la carga excesiva de objetos suele ser un factor perjudicial, ocasionando inflamaciones en los ligamentos y tejido articular.

Vendaje de codo paso a paso.

La posición debe ser con el codo a 90 grados, la posición del antebrazo asemeja el agarre de una botella. Con una venda de algodón aplicamos un vendaje en espiral, concentrándonos en la zona del codo para lograr mayor almohadillado. Con un vendaje circular anclamos la venda elástica en el tercio medio del antebrazo. Continuamos con un vendaje en espiral, hasta llegar a la parte inferior del codo. Aplicamos tracción con la venda en la cara externa del codo, para situarlo en el tercio medio del húmero. El ciclo lo concluimos asegurando con un par de vueltas circulares.  Pasamos la venda por la cara interna del codo, para llevarlo al antebrazo y así originar un vendaje en 8 entre el antebrazo y el humero.

Este vendaje se hace para lograr un soporte efectivo del ángulo de 90 grados, para que al aplicar el vendaje circular alrededor del codo, no se genere presión durante la flexión. El vendaje culmina en el humero fijándolo con ganchos metálicos o esparadrapo. Damos soporte a la posición lograda, colocando un cabestrillo.

Materiales: Venda elástica de 5 cm, cinta adhesiva o grapas metálicas. Vendaje acolchado o huata.

Recomendaciones: El giro de antebrazo descrito en el procedimiento se denomina pronosupinación neutra. Hay que vigilar que se mantenga esta posición, mientras se aplica el vendaje. Los tendones y músculos del área del codo deben estar relajados, ya que si se respeta esta condición el tratamiento hará que la movilidad vuelva con más facilidad. También debemos vigilar la presión que se ejerce en el codo. Hay que evitar compresión de la parte anterior, ya que en esa zona lo atraviesa el nervio responsable de la movilidad del antebrazo y la mano, al igual que importantes venas y arterias. Una presión excesiva puede desencadenar problemas de irrigación sanguínea, e incluso dañar el tejido venoso.

Articulos relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar