Aprende sobre los tipos de apósitos y sus usos a nivel clínico

Hoy en día la evolución en diferentes áreas importantes en el mundo, como, la medicina, han contribuido al estado óptimo de salud en una persona que padece algún tipo de condición. Los apósitos representan una gran ventaja ante personas con traumatismos abiertos y hemorrágicos, ya que estos están disponibles en una variedad que se especifica en diferentes heridas o lesiones de piel y presentan una clínica distinta en donde puede o no haber más exudado de lo normal, facilitando la cura y cicatrización de las mismas y haciendo que los cuidados paliativos sean más seguros y menos traumáticos para el paciente. En este artículo te mostramos cuales son los tipos de apósitos que existen y su uso médico en las heridas o quemadas.

Tipos de apósitos, uso clínico

Los apósitos, en general, son un instrumento sanitario utilizado con el fin de proteger y aislar cualquier tipo de herida para prevenir que la misma se infecte, roce con la ropa o golpee con objetos durante actividades cotidianas. Cada apósito es más recomendable para un tipo de lesión epitelial, por lo tanto, presentan diferentes aplicaciones y varían en el tiempo de cambio, además, algunos cuentan con propiedades interactivas, es decir, actúan sobre la herida, mientras que otros están formados de polímeros como silicona para prevenir la adherencia. Por otro lado, hablando un poco sus ventajas, estos son de fácil aplicación, algunos son adhesivos, mientras que otros necesitan de un apósito secundario para su fijación, cabe destacar que los mejores apósitos serán aquellos que sean lo más atraumáticos posibles, es decir, resequen la lesión y por lo tanto se adhieran a la piel nueva, en aquellas que no necesiten el desbridamiento, conforme a esto, los tipos de apósitos pueden ser:

tipos de apositos

Apósitos usos tradicionales

Apósitos tradicionales: son apósitos con gran capacidad absorbente y su ventaja es que son de bajo costo en comparación con el resto. Su uso clínico está recomendado para heridas exudativas, en esta categoría podemos encontrar:

  • Gasa no tejida: este apósito es de algodón y, médicamente, suele ser empleado en heridas en cuyo protocolo de curas está el desbridamiento, ya que estas realizan el desbridamiento mecánico de la lesión al momento de hacer los cambios, es decir, el tejido se adhiere a la herida. No son adhesivas por lo que requieren otro método adicional para fijar.
  • Gasa tejida: es más absorbente que la anterior y aporta suavidad al momento de colocar por lo que no realiza el desbridamiento mecánico de la herida, es por eso que son útiles para la protección de heridas que poseen tejido granulatorio, es decir, heridas que comienzan su cicatrización.

En esta categoria tambien se pueden incluir otros aspectos como espumas, las cuales son de uso clínico delicado debido al poder de adhesión que tienen sobre las heridas, lo que causa un desbridamiento traumático y doloroso de la lesión si se deja por más de 48 horas y es muy gruesa.

Apósitos usos cicatrizantes

Apósitos cicatrizantes: se incluyen aquellos interactivos y bioactivos, los cuales son uno de los apósitos más utilizados hoy en día en el cuidado paliativo de heridas o quemaduras, ya que su mecanismo de acción está diseñado con el fin de ofrecer el ambiente fisiológico húmedo y estimular la producción de enzimas para realizar el desbridamiento natural y sin dolor de la herida y entonces optimizar y acelerar el proceso de cicatrización. En esta categoría se incluyen:

  • Apósitos transparentes: son parches útiles para la examinación de la evolución de heridas por su capa transparente, la cual permite una fácil observación sin necesidad de retirar. Se emplean en el tratamiento de quemaduras leves, zonas de injerto e incisiones quirúrgicas ya que permiten la oxigenación de las lesiones.
  • Apósitos hidrocoloides: son apósitos cuyo mecanismo de acción es bioactivo de manera que interactúan con el medio de la herida optimizando su cicatrización. Están los de carboximetilcelulosa, un compuesto que al entrar en contacto con la herida forma un gel, los de gelatina y pectina, que atañen gran capacidad de absorbencia. Su uso clínico se emplea en quemaduras algo profundas como las de segundo grado, es decir, son apósitos para quemaduras, úlceras o escaras de grado avanzado o leve y heridas profundas.

apositos usos cicatrizantes

  • Apósitos de hidrogel: este también es un apósito para quemaduras y otras heridas cuya profundidad es moderada. Su mecanismo de acción ayuda a reducir el dolor de las lesiones y su formulación es a base de polímeros humectantes que ayudan en la cicatrización de la herida. Clinicamente, tambien son utiles en heridas cuya sutura se abre (dehiscentes) y fístulas.
  • Apósitos alginatos: son un tipo de apósito compuesto por sales de calcio, las cuales interactúan con la herida favoreciendo la hemostasia de la herida y por lo tanto su cicatrización. Su uso clínico está indicado para quemaduras infectadas y heridas o úlceras profundas.
  • Apósitos mixtos: son aquellos cuya composición es combinada y pueden contar con formulación antibiótica y desodorante, este último, controla el olor de la lesión. Su uso clínico está recomendado para heridas y úlceras profundas, quemaduras graves que pueden o no estar infectadas o con riesgo.
  • Apósitos hidrocelulares: son apósitos similares a los hidrocoloides, con la diferencia de estos, en su mayoría, están formados por tres láminas, una adhesiva que entra en contacto con la herida, otra interna hidrocelular con gran capacidad de absorbencia y una externa cuyo mecanismo de acción es antibacterial y aislante. Así como los anteriores, su uso clínico está recomendado para quemaduras y heridas crónicas o de diferente etiología.

 

En esta categoría podemos incluir también apósitos como el Tul, el cual puede estar impregnado por algún agente antibacteriano o ácido fusídico, cuyo mecanismo de acción actúa acelerando el proceso de cicatrización.

Con respecto al tiempo máximo que pueden estar los apósitos, dependerá no solo de la evolución de la herida sino, también, del tipo de apósito empleado. Para aquellos tipo gasa, no pueden estar más de 48 hrs, considerando que pueden adherirse al tejido de la lesión y realizar el desbridamiento innecesario, los apósitos cicatrizantes aptos para quemaduras como los de hidrogel y alginatos pueden estar 72 hrs, los hidrocoloides 7 días y los transparentes 72 hrs hasta 10 días, todo dependerá de las condiciones o el estado en que se encuentre dicho apósito y el exudado de la herida, ya que si de lo contrario, no se retiran en los intervalos de tiempo necesarios y prudentes podría representar riesgo de contraer infecciones y por lo tanto un declive en el mecanismo de acción de los mismos.

Colocación de apósito

El procedimiento que realiza el personal médico en la atención primaria y en le cuidado o curetaje de heridas de diferente etiología, es el siguiente:

  • Preparación de los materiales, pinzas y guantes esterilizados.
  • Valoración de la lesión en el que se examinara profundidad, extensión, nivel de exudado y etiología.
  • Irrigación de la lesión con alguna solución no abrasiva o suero fisiológico y ayuda de gasa, para remover impurezas o limpiar la herida.
  • Secar la herida y proceder a la aplicación del apósito según el tipo de lesión.

colocacion de apositos

 

Video tipos de apósitos

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar