Quemaduras de segundo grado y cómo tratarlas

Las quemaduras de segundo grado son aquellas lesiones de piel cuya características involucran dos capas de piel, la superficial (epidermis) y parte de la dermis, estas son también denominadas quemaduras parciales o intermedias y deben ser tratadas bajo estricto cuidado al igual que otras lesiones que atraviesan la barrera superficial epitelial, es decir, profundas. La característica de este tipo de quemaduras es que estas suelen ser de un aspecto ulceroso-doloroso. Los factores de riesgo, así, como también, el tiempo de cicatrización dependerá de la edad y la zona comprometida, pueden ser provocadas por excesiva exposición al sol, salpicaduras de aceite, electricidad, agua hirviendo, entre otros.

Quemaduras de segundo grado, protocolo de tratamiento

El nivel de gravedad de las quemaduras de segundo grado, y en general, clínicamente son tratadas de acuerdo al porcentaje de extensión en el cuerpo del paciente (SCTQ) o regla de los nueves de Wallace, siendo catalogadas como no complicadas las que arrojan un 15-25% en adultos y un 10-20% en niños, mientras que, las quemaduras de segundo grado graves son mayores del 25% en adultos, más del 20% en niños o aquellas que involucren áreas sensibles como ojos, articulaciones, rostro, oídos, pies y perineo.

En base a lo anterior, y de acuerdo a las condiciones del paciente, se llevará a cabo el protocolo de tratamiento en donde también se podrá emplear el uso de analgesicos para el control del dolor, en algunos casos, el mismo podrá ser aplicado de manera ambulatoria, es decir, en casa. El tratamiento de las quemaduras de segundo grado poco profundas o superficiales consiste en el enfriamiento del área afectada, el uso de apósitos húmedos como hidrogeles o hidrocoloides y, si existe la presencia de flictenas o ampollas, dependerá del criterio del profesional de salud si es necesario desbridar o drenar.

quemaduras de segundo grado

Ahora, el tratamiento de las quemaduras de segundo grado profundas, consiste en los mismos criterios que las superficiales pero en estas si se procederá al desbridamiento autolítico de la lesión, junto con la posterior evaluación de las zonas quemadas para observar la salida del tejido de granulación, el cual deberá aparecer en el transcurso de las 2-3 primeras semanas o de lo contrario se procederá a realizar la cobertura con injertos cutáneos. Si la zona quemada no se encuentra en riesgo de infección, no será imprescindible el uso de tópicos antibióticos o antimicrobianos.

tratamiento quemaduras segundo grado

Es importante considerar que el proceso de cicatrización de las quemaduras es lento pero progresivo y, el mismo puede aumentar el rango de eficacia empleando diferentes tipos de apósitos como los interactivos o los bioactivos, siendo estos la mejor opción ante este tipo de afecciones ya que favorecen la cicatrización, aíslan la herida de agentes patógenos infecciosos externos sin alterar la oxigenación, realizan de forma no invasiva el desbridamiento de la quemada y reducen en gran medida el dolor ocasionado.

Recomendaciones: Está contraindicado realizar el frotamiento del lecho de la quemadura para la remoción de la suciedad y producir dolor ya que se diseminan los gérmenes y aumenta el riesgo infecciones posteriores, por el contrario, será mejor emplear soluciones fisiológicas no agresivas ni irritantes que con los cambios de los apósitos remuevan de manera progresiva la suciedad.

cuidados quemados segundo grado

 

Articulos relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar