Quemaduras de aceite y cómo cuidarlas

Las quemaduras de aceite son uno de los accidentes domésticos más comunes, principalmente para aquellas personas cuyo tiempo lo dedican a hacer diferentes preparaciones en la cocina necesitando el empleo de aceite, lo cierto del caso es que estas son un tipo de quemaduras, en su mayoría, leves, las cuales puedes manejar y curar en casa sin necesidad de hacerle una visita al médico, a menos que presente características graves o se infecte. En este artículo te mostramos los primeros auxilios de las quemaduras de aceite y como debes cuidarlas.

Quemaduras de aceite, primeros auxilios en casa

Las quemaduras de aceite y como cualquier otra, presentan dolor intenso e incómodo que en ocasiones puede ser intermitente y agudo, dependiendo de la extensión de la quemada, en las manos o dedos, suelen doler más debido a la cantidad de terminaciones nerviosas dispuestas en estas zona, por otro lado, pueden o no presentar ampollas al cabo de unos minutos u horas, estas se forman como un mecanismo de protección para aislar a la lesión del medio externo y evitar posibles infecciones, a veces, si se rompen o sin querer las removemos la quemada puede volver arder, de esta manera, la aplicación de los primeros auxilios o atención primaria ante estas quemaduras tiene como objetivo principal aliviar el dolor y reducir la inflamación, conforme a esto, debes hacer lo siguiente:

quemaduras de aceite

  1. Lo primero es alejarte de la fuente de calor, por ser aceite, este tarda unos minutos más en enfriarse, así que debes de inmediato dirigirse al grifo de agua que se encuentre más cercano, abrirlo y dejar el agua fría caiga sobre la quemada, no la frotes, solo deja que el agua fría caiga durante 5-20 minutos, esto ayudará a aliviar el dolor inmediato.
  2. Luego de haber pasado este tiempo, será necesario que observes la gravedad de la quemada y la extensión, por lo general, las quemaduras de aceite son de primer grado y pueden, incluso, ser apenas un poco más profundas, pero nada de gravedad en comparación con las producidas por otros agentes, si por el contrario, la quemadura se trata de tercer grado o segundo muy profunda, es necesario la evaluación inmediata de un médico.
  3. Por último, seca la lesión con gasas estériles y emplea el uso de alguna pomada especial para quemaduras, estas, por lo general, ayudan a reducir el dolor y la inflamación, también, puedes emplear algún apósito que otorgue un ambiente húmedo para la quemada, es decir, especiales para este tipo de lesión, el cual no vas a retirar hasta que el mismo comience a despegarse solo.
  4. Si no dispones de alguna pomada o apósito especial, puedes mantener cada cierto tiempo la zona de la quemada en agua fría, esto ayudará a refrescar y disminuye el ardor con el tiempo.
  5. Cubre con una gasa transpirable la zona de la quemada para aislarla del exterior.

cuidados quemados aceites

Por si no sabes qué tipo de apósitos puedes emplear para quemaduras, te recomiendo aquellos como los hidrocoloides o hidrogeles, estos últimos son muy útiles ya que su formulación ayuda en gran medida a reducir ese dolor molesto. Es importante que te dirijas al médico cuando la quemadura fue en zonas sensibles como cara o genitales, si su extensión es más grande que tu mano y si presentas fiebre.

tratamiento quemaduras aceite

 

Articulos relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar