Otros tipos de infecciones fiebre

infecciones con fiebre

Fiebre por infecciones generalizadas

Hasta aquí hemos visto algunas de las infecciones más o menos localizadas como causantes de fiebre en el niño. Pero hay otros síndromes infecciosos sin localización precisa, con participación de todo el organismo, lo cual no implica necesariamente una mayor gravedad clínica ni pronostica.

En este grupo podemos incluir algunas infecciones viricas tan comunes como la gripe en las que, junto al quebrantamiento general, los dolores musculares y de cabeza, los frecuentes procesos gastrointestinales, es la fiebre la principal de sus manifestaciones clínicas. En el niño además hay otros muchos cuadros provocados por virus que cursan de forma similar a la gripe si bien con los síntomas más atenuados aunque la fiebre suele ser elevada en todos ellos.

infecciones fiebre

Entre las viriasis propiamente infantiles están todas las enfermedades denominadas genéricamente exantemáticas porque destacan sobre todo las erupciones cutáneas. Pero este grupo será tratado de forma explícita en otro capítulo de este libro y allí remito al lector. Cabe, sin embargo, adelantar ahora que en casi todas estas enfermedades existe un período, antes de brotar la característica erupción, durante el que el único signo es la liebre más o menos alta.

Fiebre de origen no infeccioso

Si bien la causa más habitual de fiebre en la infancia es la infección, hay que considerar otros procesos, ya no infecciosos, que también pueden provocarla. Por lo general se llegará a plantear su diagnóstico una vez descartado el origen infeccioso de la hipertermia y en la mayoría de los casos será necesario recurrir a métodos complementarios de la simple exploración física del paciente.

Colagenosis: Este término es en realidad un enorme cajón de sastre en el que sólo algunas enfermedades están claramente singularizadas. Entre éstas cabe destacar la artritis reumatoide que cursa habitualmente con fiebre como principal signo, y a veces durante mucho tiempo como signo único, antes de aparecer lesiones en las articulaciones y en la piel.

tipos de fiebre
Deshidratación y «golpe de calor»: Son éstas dos situaciones que se ven con cierta asiduidad en la práctica pediátrica. La deshidratación puede obedecer a varias causas aunque casi siempre lo hace a trastornos digestivos como vómitos profusos o diarreas intensas. El «golpe de calor» por su parte se observa en niños pequeños a los que no se ha protegido convenientemente de las radiaciones solares o, por el contrario, están demasiado abrigados en ambientes calurosos.

En la deshidratación es la pérdida de líquidos y en el «golpe de calor» la incapacidad para termorregular el organismo los que ocasionan la elevación de la temperatura corporal que puede erróneamente interpretarse como debida a un proceso infeccioso cuando su corrección no precisa más que del aporte abundante de líquidos o de facilitar la pérdida de calor a través de la piel.

Articulos relacionados