Las primeras atenciones médicas a bebés

primeras atenciones medicas bebes

El recién nacido para los padres primerizos, y para muchos que no lo son pero olvidaron ya cómo fueron sus otros hijos a esta edad, es una continua fuente de sobresaltos. A cada hora van descubriendo en la pequeña criatura novedades que les parecen alarmantes. La mayoría, como iremos viendo, no lo son en realidad, pero es indudable que quien tiene el criterio definitivo para discernir entre normalidad y anomalía es el pediatra y a éste deben recurrir los padres ante sus menores dudas, sin recatarse de preguntarle cuanto les preocupe.

onsejos atencion sanitaria bebes

Primeras visitas al pediatra

La primera visita a este especialista, una vez fuera de la clínica, es aconsejable en la primera semana porque es cuando se van a presentar la mayoría de los procesos de los que voy a hablar a continuación, junto con los posibles ajustes necesarios en la alimentación, y también porque es el momento oportuno para que los padres realicen buen número de preguntas sobre el hijo cuyo correcto entendimiento facilitará mucho el posterior trato con el niño, liberados de las naturales angustias de contemplar a un ser lleno de aparentes rarezas.

recien nacido en el medico

Al finalizar esta primera semana se deben practicar las tomas de muestras sangre y orina para la detección de algunas graves anomalías del metabolismo que, diagnosticadas muy precozmente, pueden ser fácilmente subsanables con sólo medidas dietéticas o con la administración de algún medicamento. El estudio se hace sistemáticamente sobre el hipotiroidismo congénito (estamos preparando articulo) y las alteraciones del metabolismo de ciertos aminoácidos. Para ello se utiliza el material que le habrá sido entregado a la madre antes de ser dada de alta en la clínica.

“Mejor madre novata, que verdaderos problemas en tu bebé”

Se trata de un papel poroso en el que van señalados cuatro círculos en uno de los bordes, dejando el resto para rellenarlo con los datos de la madre y el niño. El médico extraerá unas gotas de sangre del talón del niño y con ellas impregnará esos círculos. La técnica no deja de ser molesta para el niño pero no es dolorosa como los padres pueden creer; en cualquier caso es ineludible y la importancia de practicar esta prueba es fundamental.

Remitido el material al laboratorio mediante el sobre que lo acompaña, al cabo de unos días recibirán los padres el informe correspondiente que deberán poner en conocimiento del pediatra, máxime si en él se indica alguna anomalía. En estos procesos la precocidad en el tratamiento es la única garantía de buena evolución y cualquier retraso puede ser muy nocivo. Afortunadamente los casos patológicos son poco habituales, pero precisamente esta limitada frecuencia hace más necesario un estudio sistemático de toda la población.

medicos bebés

Articulos relacionados

Escribe tu comentario

Tu correo no sera visible, Estas casillas son obligatorias *