Gardenia: Una hermosa y delicada flor

Hermosas, fragantes y muy codiciadas en el mundo de la flora silvestre, las gardenias son plantas maravillosas que deben cuidarse correctamente para contemplar su belleza

Son ideales para la decoración de nuestros jardines, y para colocarlas dentro de nuestros hogares. Su intenso aroma encanta a muchos y genera una sensación de frescura a los ambientes donde se le coloque.

Si deseas sembrar una gardenia en tu jardín, debes tener en cuenta que esta planta es delicada. Deben tener on un clima específico para su reproducción y crecimiento; el cual que debe estar bajo vigilancia constantemente.

Las gardenias ¿Cómo sembrarlas?

Flor de Gardenia

Muchas plantas de flora silvestre, son fáciles de sembrar y hacer que se adapten a un ecosistema nuevo. Sin embargo, con las gardenias es diferente, ya que dependen mucho del suelo y su PH.

El suelo donde se sembrarán las gardenias, debe tener un PH muy especial; esto les permitirá crecer y desarrollarse hasta su flora sin ningún problema. Si este PH especial no está presente en el suelo de siembra, las gardenias pueden morir o simplemente nunca reproducirse.

El PH indicado para que las gardenias puedan crecer sin problemas, se encuentra entre 4.5 y 5,5 de balance aproximadamente; en esa medida el suelo podrá estar fértil y no alcalino, favoreciendo el crecimiento de las plantas de gardenia.

Una flor temperamental

Quizás te pueda interesar:

Gardenia sembrada en maceta

Las gardenias son plantas que deben estar bajo una temperatura especial, ya que no son fuertes bajo el clima caluroso.

Los expertos aseguran que es en el periodo de la mañana, cuando las gardenias deben estar protegidas por un clima frío o de brisa fresca. Al mediodía soportan un leve clima caluroso, pero debe estar fresco el lugar donde estén sembradas.

Las gardenias son plantas que retienen humedad y por ello no se les puede colocar en lugares donde se evapore dicha humedad.

En las noches, las plantas de gardenia tienden a liberar su característico aroma con mayor intensidad; así dan una gran fragancia a los jardines donde están sembradas.

El cuidado de las gardenias

Gardenia sembrada en jardín

Las gardenias son vulnerables a los hongos, es por eso que se debe tener mucho cuidado en el riego y su siembra en macetas.

El exceso de humedad es un enemigo potencial en el crecimiento y buen desarrollo de las gardenias; también el riego irregular puede deteriorar su crecimiento. Por otro lado, hay que evitar que la gardenia este plantada en una zona de fango o lodo, un drenaje deficiente haría que la planta se pudriese.

Por último, es importante saber que cuando sembramos gardenias en nuestros jardines, el compromiso para que se desarrollen correctamente debe ser muy comprometido y disciplinado; de ese modo tendremos unas maravillosas gardenias que adornen y perfumen nuestros espacios.

Si te ha gustado este artículo, tal vez deberías leer sobre los cuidados del cerezo

Si ya tienes tu gardenia, cuéntanos tu experiencia

Articulos relacionados

Copyright © 2017. Revista de Información en Español.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar