Terapias alternativas para el edema óseo y tratamiento de una fractura trabecular

Una fractura trabecular es aquella rotura parcial que presenta un edema óseo. Los huesos están compuestos por diferentes tejidos, los cuales se logran diferenciar muy bien microscópicamente, uno de estos es el tejido esponjoso o trabecular, el cual es la zona más interna o profunda de un hueso, ubicada en la epífisis ósea. En este artículo conocerás cómo se producen estas fracturas y el tratamiento médico que se lleva a cabo.

Fractura trabecular, cómo se produce y cuál es su tratamiento

La característica clínica de una fractura trabecular es el edema óseo, ya que dicha lesión altera la vascularización en el interior de la médula ósea, formando además procesos inflamatorios. Este tipo de fractura puede ocurrir en diversos huesos del cuerpo, entre ellos, los más largos, como los de las extremidades inferiores y superiores.

fractura trabecular cuidados

El mecanismo de lesión de un fractura trabecular, por lo general es debido a avulsiones o a una fuerza en donde un tendón o ligamento ejerce un mecanismo excesivo de tracción, por traumatismos de gran impacto y por deterioro del cartílago, lo que genera una debilidad en el hueso haciéndolo propenso a romperse.

La fractura trabecular más común es la fractura de meseta tibial, la cual afecta a la articulación de la rodilla, ocasionando derrames en la zona de la articulación, inflamación aguda y debilidad funcional en la que existe una incapacidad de soportar el peso, está puede llegar a complicarse debido a los procesos inflamatorios internos, llegando a comprimir los nervios circundantes provocando la muerte celular o necrosis en el tejido. Está fractura puede presentar diversas clasificaciones de las que el tratamiento dependenderá.

fractura trabecular

Con respecto al tratamiento médico que se emplea, suele ser el mismo que se aplica en aquellas fracturas óseas que no presentan desplazamientos, es decir, el convencional sin intervención quirúrgica, en la mayoría de los casos, debido a que las fracturas trabeculares son parciales y no poseen desplazamientos de estructuras óseas; sin embargo, existe la posibilidad de cirugías en donde se tengan que colocar placas o tornillos. Clínicamente son delicadas en cuanto al proceso de recuperación, debido a que la lesión llega a afectar parte de la médula del hueso, es por eso que luego del uso de inmovilizadores por 5-6 semanas, es importante realizar sesiones de rehabilitación o ultrasonido para reabsorber edema, más la ingesta prescrita de analgesicos y antiflamatorios.

alternativas tratamientos fractura trabecular

Para la reabsorción del edema óseo presente en una fractura trabecular, el médico puede indicar largos periodos de reposo, pero, el objetivo principal del tratamiento es la la reabsorción rápida del edema, por lo que se pueden aplicar técnicas médicas de aspiración, sesiones de rehabilitación para disolver de manera progresiva dicho derrame como, por ejemplo, terapias con magnetos o bioestimulación mediante láser, además de la prescripción de tratamiento farmacológico para el dolor, ya que en las primeras etapas de la lesión, suele ocasionar dolores moderadamente intensos.

 

Articulos relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar