Consejos para cuidar el descanso de tu bebé

¿Tu bebé no duerme? Te resolvemos los problemas más frecuentes, consejos para cuidar el descanso de tu bebé. Aprende qué puedes hacer cuando tu bebé esté intranquilo y no consiga conciliar el sueño.

 

Mi recién nacido no duerme más de dos horas seguidas. Estoy completamente agotada. ¿Qué puedo hacer?

Quizás te pueda interesar:

En estas preciosas pero agotadoras primeras semanas, el sueño está muy relacionado con su alimentación. Muchos bebés recién nacidos se alimentan cada dos horas, así que tómate las cosas con calma, e intenta echarte una siestecita cuando él lo haga. No temas pedir ayuda a familiares y amigos, y no te olvides de cuidar de ti misma lo suficiente. Si puedes, lee algunos libros sobre el tema: Dormir sin lágrimas, de Rosa Jové (Ed. La Esfera de los Libros), La hora de dormir, de Michelle Kennedy (Ed. Océano Ámbar), o Dulces sueños, de Heidi Ayarbe (Ed. Puzzle).

cuidar-el-descanso-de-tu-bebe

 

¿Cómo sabré cuándo está preparado mi pequeño a pasar de la cuna a la cama? ¿Tenéis algún consejo para facilitar la transición?

La mayoría de los niños están preparados entre los dos y los tres años. Cuando creas que está lo suficientemente maduro como para hacer la transición, implícale a la hora de elegir la cama y la ropa. El día en que le pases a la cama, preséntale un nuevo juego, coloca unos peluches especiales en su cama y déjale que le acompañen por la noche. Coméntale lo bonitos y agradables que son los muñecos. Saca la cuna de su habitación para evitar cualquier conflicto. Sigue su rutina nocturna acostumbrada y acuéstale trasmitiéndole confianza. Es posible que te reclame los primeros días más que de costumbre, pero enseguida se hará a su nuevo espacio.

Estoy embarazada de gemelos. ¿Cómo me las arreglaré para darles de comer a horas diferentes por la noche?

Tu cuerpo será capaz de hacerlo, pues fabricará toda la leche necesaria para los dos. Dormirás poco y eso será duro, pero se ha demostrado que, aunque sean menos horas, te resultarán suficientes si son de calidad, y eso no es difícil, pues caerás exhausta. Durante el día, pide todo el apoyo posible de tu pareja, familiares y amigos.

como-dormir-bebe

 

Mi bebé duerme conmigo en mi cama. Todo el mundo me dice que hago mal, pero yo estoy encantada; ¿me costará que duerma luego en su cama solo? 

Lo que tú haces se llama “colecho”, es decir, compartir la cama con el bebé. En nuestra civilización occidental suele ser motivo de críticas, pero hay muchas culturas que lo han hecho y lo siguen haciendo, pues no conciben dejar al bebé solo en otra habitación. En todo caso, debería tratarse de una decisión personal. Los partidarios del colecho entienden que es una forma de dar seguridad al bebé y de facilitar las tomas nocturnas al pecho, y el sueño del bebé y de su madre. Como ésta no se tiene que levantar para amamantarlo, las interrupciones nocturnas resultan menos cansadas y ambos concilian el sueño más rápidamente.

En todo caso, hay que observar algunas normas de seguridad: disponer de un colchón firme; no usar mantas ni edredones pesados; poner un protector si la cama tiene barrotes; no dormir con el bebé en un sofá, y descartar esta opción si los padres son obesos, han tomado alcohol o somníferos. En el mercado encontrarás algunas cunas tipo “sidecar” que se unen a la cama de los padres para que el bebé tenga su propio espacio, pero esté cerca de ellos. Con respecto a dormir solo en su propia cama, cada niño reacciona de una forma diferente, pero hacia los dos o los tres años sienten interés por “independizarse” de los padres. En todo caso, piensa que los que han dormido solos en su cuna desde el principio, muy frecuentemente reclaman también un “sitio” entre papá y mamá

¿Cómo sabré cuándo está preparado mi pequeño a pasar de la cuna a la cama? ¿Tenéis algún consejo para facilitar la transición?

La mayoría de los niños están preparados entre los dos y los tres años. Cuando creas que está lo suficientemente maduro como para hacer la transición, implícale a la hora de elegir la cama y la ropa. El día en que le pases a la cama, preséntale un nuevo juego, coloca unos peluches especiales en su cama y déjale que le acompañen por la noche. Coméntale lo bonitos y agradables que son los muñecos. Saca la cuna de su habitación para evitar cualquier conflicto. Sigue su rutina nocturna acostumbrada y acuéstale trasmitiéndole confianza. Es posible que te reclame los primeros días más que de costumbre, pero enseguida se hará a su nuevo espacio.

Articulos relacionados

Copyright © 2017. Revista de Información en Español.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar